martes, 15 de febrero de 2011

ANGÉLICA CAMACHO











12 comentarios:

Anónimo dijo...

de las mas hermosas siempre muestran menos

Anónimo dijo...

esta hembrota merese mass

Anónimo dijo...

ESCULTURA DE MUJER

Adrian Romero dijo...

suban mas la hinchada es una mamasota hagan mas
y hagan de tatiana ramos

Anónimo dijo...

Eres una mamasita muy hermosa me haces volar la imaginacion.

Anónimo dijo...


Ricura...Quisiera acariciarte toda, besar tu boca, tus senos, hacerte el amor bien delicioso, hasta hacerte gemir de placer,y cuando sientas palpitar mi verga eyaculando dentro de ti, la succiones con tu cuquita hasta sacarle la última gota de semen.

Anónimo dijo...



Hermosa y de cuquita apretadita, para llenartela de semen. descansar una hora arrunchadito a tu lado, seguirte acariciando, y volverte a culiar bien rico.

Anónimo dijo...




Ricura. para ponerte en cuatro y culiarte bien rico, mientras agarro tu cinturita a dos manos, hasta hacerte gemir de placer, y derramar mi semen en tu chochita.

Anónimo dijo...

Linda, para respirarte en el cuello mientras te culeo en la posicion del misionero, o en el oido y la nuca, mientras te clavo y te culeo en la posicion del toro mecánico.

Anónimo dijo...


Angelica me gustaria culiarte de pie, agarrando tus lindas nalgas a dos manos, mientras te abrazas a mi cuello, y cruzas tus lindas piernas tras de las mias. cuando me canse en esa posicion descargarte suavemente en un bordecama, ahora con tus lindas piernas sobre mis hombros, hacerte la profunda, clavandote con fuerza y vigor mientras gimes de placer, hasta llenarte la cuca de semen y mirar tus gestos de placer mientras mi verga palpita dentro de ti mis huevas lecheras presionan tu piso pelvico, y le chupas con tu cuca hasta la ultima gota de semen. Luego rendido pero no saciado, besar tus labios tus senos, y esperar que me lo levantes con suaves caricias en de tu lengua y boca para echarnos otro polvito bien rico.

Anónimo dijo...



Hagan por favor, de Carolina Gaitan.

Anónimo dijo...

Linda. Me gustaria culear con ella bien rico, en la posicion del misionero, en el momento de eyacular clavarsela bien profundo, y hacerle un hijo.